Alergia al Sol: cómo prevenirla y tratarla con Medicina Natural

07/07/2014

Recién estrenada la época de sol y de buen tiempo, abordaremos un tema que cada vez preocupa más en nuestra sociedad que es la popularmente llamada alergia al sol.
Lo primero es recordar que la energía emitida por el sol está compuesta por varios tipos de radiación que van desde los rayos X hasta el infrarrojo pasando por los ultravioleta ( UV ) y la luz visible responsable de los colores. 

La cantidad de radiación que nos llega depende de factores externos a nosotros como la latitud y la altitud, el espesor de la capa de ozono, la hora del día, la estación del año, las condiciones atmosféricas, y las superficies que tengamos alrededor durante el día como la nieve, la arena de playa, asfalto...y también de factores intrínsecos de cada persona como su reactividad individual, su tipo de piel o fototipo, su alimentación, sus tratamientos con medicamentos, etc. 

El sol, como veremos después, puede producir efectos nocivos pero también tiene efectos beneficiosos sobre nuestro organismo como ser responsables de ñla regulación del humor ( ya que la cantidad de luz que recibimos incide en la síntesis de melatonina ), el control de determinados patógenos en la superficie cutánea, o la síntesis de vitamina D ( gracias en concreto a la fracción ultravioleta B ). 

La exposición solar puede producir en nosotros dos tipos de efectos nocivos:

-Agudos: como el enrojecimiento, las quemaduras, las hiperpigmentaciones cutáneas o un amplio abanico de reacciones llamadas fotodermatosis. 

-Crónicos: como el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis. 

Pero, ¿qué entendemos por alergia al sol ? Popularmente es una manera de denominar a un amplio conjunto de reacciones cutáneas anormales producidas o agravadas por una exposición normal al sol. Son las llamadas fotodermatosis o enfermedades por fotosensibilidad. Cursan con una sintomatología muy variada y cada una se trata de manera particular con medidas preventivas y/o medicamentos.  


En otras ocasiones hemos tratado las medidas y productos que ayudan a minimizar el impacto del sol pero, en este artículo nos centraremos en cómo podemos ayudar en estas patologías desde la Medicina Natural. 

Todos las terapias que detallamos a continuación son herramientas que pueden ayudar en la prevención y en el tratamiento y son siempre personalizadas y adaptadas a medida del paciente y sus síntomas, por eso te aconsejamos que consultes a tu profesional de medicina natural antes de iniciar cualquier tratamiento expuesto en este artículo. 

Homeopatía 
Aquí contamos con una herramienta poco conocida para la prevención de la alergia al sol. Lo primero es hacer un tratamiento para preparar y "limpiar" el terreno y después son útiles cepas homeopáticas como el Sulfur, Lycopodium clavatum, Sulf acidum, etc. 
En el tratamiento si ya se ha producido fotodermatosis, se recomiendan diferentes cepas en función de los síntomas y sus modalidades. Destacan cepas homeopáticas como el Apis mellifica, Belladona, etc. 

Oligoterapia
Aquí es especialmente importante el manganeso ( Mn ) que nos va a ayudar tanto en la prevención como en el tratamiento. 

Alimentación
Hay que incluir alimentos que nos aporten antioxidantes y activos que ayuden a preservar y regenerar el colágeno de nuestra piel protegiendo el ADN de radicales libres y sustancias oxidantes. 
Buenos ejemplos son los frutos rojos, las fresas, los cítricos, los tomates, las zanahorias, la sandía, el té verde. 

Plantas medicinales
Han demostrado tener buenas propiedades cutáneas la onagra y la borraja y en especial sus aceites tanto en prevención como en tratamiento. Podemos tomarlos o aplicarlos sobre la piel. 
Otra planta que ayuda en la prevención es el Polypodium leucotomus que tiene efectos calmantes, antioxidantes e inmunomoduladores. 


Complementos nutricionales
Lo ideal es llevar una dieta rica y variada, pero, en ocasiones, podemos suplementar nuestra alimentación con fórmulas concentradas en antioxidantes como la vitamina E y la vitamina C o carotenoides como el licopeno y el beta caroteno que favorecen la pigmentación natural de la piel y la protegen de daños en su estructura. 
Por último, mencionar los probióticos que ayudan tanto a nivel físico como energético, regulando otros sistemas de relación con el entorno y minimizando la reactividad al sol. 

Espero que os sea de utilidad. Disfrutad del sol !!
volver